Danza Clásica


El ballet clásico o danza clásica es una forma de danza donde los movimientos se basan con el control total y absoluto del cuerpo, que se tiene que enseñar desde una edad temprana. El ballet es una disciplina que requiere concentración y capacidad para el esfuerzo como actitud y forma de vida. A diferencia otras danzas, con el ballet cada paso está codificado. Participan invariablemente las manos, brazos, tronco, jefa, pies, rodillas, todo el cuerpo en una conjunción simultánea de dinámica muscular y mental que se debe de expresar con total armonía de movimientos.
El ballet cuenta con una técnica bastante compleja. El elemento principal es la colocación. La colocación se refiere a la conservación de los hombros y las caderas con el mismo plano y paralelas los unos a los otros con relación con el piso. Este principio le permita al bailarín incrementar la claridad y la precisión con la gestión de las direcciones mientras que las piernas se mueven a diferentes direcciones. El torso al ballet funciona como una unidad y ha sido percibido generalmente como inmóvil, que no es cierto. En realidad, el torso se mueve sutilmente con relación con el fraseo de la respiración de los movimientos y las combinaciones. La colocación del torso proporciona estabilidad durante el desplazamiento de la pierna que trabaja, mientras que la pierna de apoyo se estira hacia arriba. La sensación kinestésica del torso de un bailarín y la colocación llegan a ser más importantes cuando se integran con cambios de direcciones a la barra y en el centro.

Las puntas son zapatillas especiales, que las bailarinas adquieren cuando poseen la fuerza requerida con los músculos del pie y el tobillo. A primeros de este proceso, las bailarinas sufren de un intenso dolor a los dedos y articulaciones, pero con los años van adquiriendo más fuerza y conocimientos que hacen que sus pies sufren cada vez menos.

El uso de las puntas de ballet a los estudiantes está programado a la edad de 9 años cuando la musculatura ya se encuentra preparada. Los ejercicios a esta etapa son muy básicos, limitándose a levantarse con las puntas por encima de los dos pies y siempre con la ayuda de la barra. Después ya empiezan a hacerse pasos más complejas como piruetas y saltos sobre las puntas.