UNA BREVE HISTORIA

El objetivo inicial de la escuela de danza Jacqueline Biosca, era a dar a conocer la danza a Amposta. La Escuela nace bajo la iniciativa de la misma Jacqueline Biosca. De forma individual, intentó poner en marcha un proyecto en el cual la danza adquiriera despacio un interés cultural y se consolidara en la comarca del Montsià. Jacqueline Biosca toma la iniciativa de iniciar unos cursos de danza al Gimnasio Municipal de Amposta que acercaran diferentes sectores de la población a la expresión artística como es la danza. La respuesta fue bastante alentadora y este fue el motivo principal que la impulsó a  abrir en septiembre del 1989 una pequeña escuela de danza, que funcionó hasta junio del 1998, dando a conocer la danza clásica inicialmente, pero posteriormente danza española, contemporánea o jazz, según la petición del alumnado que se iba incorporando, el cual provenía no tan solo de la comarca del Montsià, sino también de las comarcas del Baix Ebre y Baix Maestrat.

La finalidad de la escuela en el momento en que nace fue lo de poder fomentar la práctica de la danza, con lo cual se podía crear un entorno favorable, descubriendo y animando a gente de todas las edades. Las materias impartidas eran: ballet clásico, Danza Moderna, colocación, Gim-Jazz. Todas estas materias iban dirigidas a poder orientar los alumnos dentro de cada especialidad. Se hicieron grupos dependiente de las edades, intentando sacar el máximo de calidades de cada cual, tanto en cuanto a nivel de expresión como de técnica, dando una amplia información de como saber trabajar el cuerpo realizando los ejercicios más adecuados para cada nivel.

 

Poco a poco,  la Escuela se quedó pequeña y se tenía que buscar un nuevo local más grande que pudiera reunir las condiciones necesarias para cumplir según el decreto 179/1993, por el cual se regulan las escuelas de danza que marca el Departamento de Enseñanza de la Generalitat de Cataluña. También se tenía que incorporar nuevo profesorado especializado para garantizar esta enseñanza de calidad, impulsando al mismo tiempo la profesionalización de los alumnos que lo desearan. En mayo del 1998 se adquirieron unos terrenos en la zona nueva residencial de Amposta, denominada Valletes, próxima en la zona educacional. Seguidamente se construyó el que sería la sede de la nueva Escuela de Danza Jacqueline Biosca, teniendo siempre en cuenta la normativa y las condiciones arquitectónicas, higiénicas, acústicas, ... etc, previstas según la legislación vigente. Entonces es cuando se incorporó una profesora habilitada y más tarde profesores profesionales con la especialidad adecuada.

La Escuela de Danza Jacqueline Biosca ha ido superando con creces toda una serie de etapas que la convierte en un centro pionero en la enseñanza de la danza a las comarcas del Ebro. Aun así se ha convertido en un centro de potenciación de la actividad artística de la danza tanto en el ámbito profesional como amateur. En definitiva ha llenado un vacío cultural que era patente hasta su aparición.